martes, 26 de julio de 2011

Monumento a la Batalla de Palo Hincado entre maleza, criadero de vacas y caballos!

Por / Odalis Vega
Santa Cruz de El Seibo.- Siendo la Batalla de Palo Hincado uno de los hechos más importantes en la historia de la Republica Dominicana, el monumento levantado en el lugar donde ocurrieron los hechos, el 7 de noviembre de 1808 en la Sabana de Palo Hincado, cerca de la hoy provincia El Seibo, se encuentra completamente abandonado entre yerbas, descuido, basura y estiércol de vacas y caballos.
Y es que este monumento construido en el 1986 por el gobierno de Reconstrucción Nacional ,encabezado por el Dr. Salvador Jorge Blanco en honor a la lucha de unos 2,000 dominicanos encabezados por el general Juan Sánchez Ramírez que hace hoy 202 años derrotaron al ejercito francés liderado por el general Jean-Louis Ferrand.


En esa ocasión la táctica de guerra utilizada por los hispanos-criollos consistió, como lo consigna el Diario de Sánchez Ramírez, en convertir rápidamente el duelo a balazos a distancia en combate cuerpo a cuerpo, en que eran duchos los aguerridos dominicanos. La ejecutaron con tal presteza y osadía que de la parte de ellos sólo hubo siete muertos.Tanto lo seibanos como los hatomayorenses han expresado su repudio al estado de deterioro y abandono que presenta esta edificación, al grado tal que el historico monumento se ha convertido en un criadero de vacas y caballos, no posee vigilante, el camino para llegar esta intransitable debido a que las yerbas, piedras y basuras han cubierto por completo el acceso, la bandera dominicana ondea por mitad debido a que está rota y no se logra distinguir la enseña tricolor.

Se recuerda que la Batalla de Palo Hincado fue la primera gran batalla de la reconquista española de la colonia de Santo Domingo (hoy República Dominicana), pero esto no ha servido de motivo para que las autoridades corran en auxilio de este histórico monumento.

La región este del país espera con vehemencia el auxilio de las autoridades y rezan la consigna utilizada por el general Juan Sánchez Ramírez en aquella ocasión: “Pena de la vida al que volviere la cara atrás, pena de la vida al tambor que tocare retirada, y pena de la vida al oficial que lo mandare aunque sea yo mismo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares